9.1.18

Parcos de fantasía

Parcos de fantasía

Por Sara Plaza

Compartimos tres poemas de Hans Magnus Enzensberger, considerado uno de los de los intelectuales más polifacéticos y agudos de los tiempos contemporáneos, cuya obra, además de la poesía, abarca el ensayo, la narrativa, el teatro, el cine, la traducción...
***
Un adiós para los astronautas

Un placer caro, a la luna
o todavía más allá. Nos quitamos el gorro
ante los valientes varones
embutidos en sus protuberancias

blancas como la nieve.
Ahí sí que queda mucho por hacer,
Orión o Casiopea, desafíos
para contribuyentes e ingenieros.

Sólo que a los planetas
donde no crecen naranjos,
ni nueces ni viñas,
les doy poco valor.

A lejanas vías lácteas,
impresionantes desde la lejanía
pero sospecho que poco hospitalarias,
mejor no acercarse.

Parco de fantasía y más bien conservador
me atengo a promesas
más antiguas: la tierra a la tierra
y el polvo al polvo.

(Traducción de Jorge Riechmann)

Parcos de fantasía

Casa aislada

Cuando me despierto
la casa está en silencio.
Sólo se oyen los pájaros.
Por la ventana no veo
a nadie. Ningún

camino pasa por aquí.
Ningún hilo en el cielo
ningún cable por tierra.
Todo cuanto está vivo
reposa bajo el hacha.

Pongo agua al fuego.
corto mi pan.
Hago girar inquieto
el botón rojo
de mi pequeño transistor.

«crisis del caribe... lava blanco
más blanco que el blanco...
listos a responder a la agresión...
that' s the way i love you...
fuerte alza de valores metalúrgicos...»

No cojo el hacha
no rompo el aparato.
Y es la voz del terror que me serena,
que me dice:
aún estamos con vida.

La casa está en silencio.
yo ni siquiera sé cómo tender las trampas
o hacerme un hacha de pedernal
cuando la última cuchilla
se haya enmohecido.

(Traducción de Heberto Padilla)


Parcos de fantasía

Lo simple que es difícil de inventar

Nada tengo en contra del microprocesador,
¿pero cómo estaríamos sin agua?
¿Qué es una sonda de Júpiter
comparada con el cerebro de una mosca?
¡Cómo se esfuerzan
esos ratones de laboratorio con la clonación!
Mucho mejor es follar.
¡Y el diente de león sobre todo,
cómo se lo monta: graciosa
elegancia insuperable!
Nunca en la vida,
queridos premios Nobel,
reconocedlo,
habríais inventado nada así.

(Traducción de José Luis Reina Palazón)


Dibujos de Sara Plaza.