19.12.17

Cooperación. Solidaridad

Cooperación. Solidaridad

Por Edgardo Civallero

"Actualmente nadie vive para sí. Todos vivimos para los demás. Cada cual desempeña una profesión que utilizan los otros; a su vez los otros trabajan en distintos oficios, cuyos productos necesitamos todos. El trabajo está muy dividido y cada cual tiene el suyo. Todos son igualmente importantes y productivos. No se podría vivir sin albañiles, sastres, mineros, agricultores, médicos, ingenieros, maestros, etc. La vida se asienta sobre esta cooperación y ayuda que nos prestamos mutuamente. Y las ciudades son grandes núcleos de trabajadores de todas clases.

En las Casas del Pueblo estos trabajadores aprenden a practicar las dos grandes virtudes sobre las que se asienta la vida: cooperación y solidaridad".

Así se cierra "Mi primer libro de historia", obra de Daniel González Linacero, "profesor de historia de la Escuela Normal de Palencia", cuya primera edición fue publicada en la propia Palencia por la imprenta y librería de Afrodisio Aguado. Corría 1933: primeros años de la Segunda República española.

El libro se inicia con una introducción que habla a las claras de la concepción de "historia" que manejaba aquel maestro castellano.

"Tenemos la pretensión, al trazar las líneas que siguen, de llenar un evidente vacío en la enseñanza de la Historia en nuestro país. Por doquiera, libros históricos amañados con profusión de fechas, sucesos, batallas y crímenes; relatos de reinados vacíos de sentido histórico; narraciones de acontecimientos militares, todo bambolla y efectismo espectacular. Todos hemos padecido el evidente error que durante tanto tiempo ha venido haciendo de la Historia una enseñanza inútil y a veces perniciosa. Despertando en el niño el instinto de lucha y glorificando hasta la categoría de héroes a aquellos muñecos trágicos que morían desconociendo la razón de su sacrificio, el niño adquiere un sentido falso del valor moral, individual y colectivo. Nunca se cuidó el educador de borrar de la Historia toda esa balumba insoportable de necedades de príncipes y favoritos, extrayendo del evolucionar histórico aquellos sucesos de orden material y espiritual que de una manera indudable han contribuido a formar este mundo que nos rodea, sin olvidar que la Historia no la han hecho los personajes, sino el pueblo todo y principalmente el pueblo trabajador humilde y sufrido, que solidario y altruista, ha ido empujando la vida hacia horizontes más nobles, más justos, más humanos.

Nosotros aspiramos a variar esta enseñanza en nuestras escuelas primarias, colocando ante los ojos del niño el cambio incesante que han sufrido las cosas y las ideas, hasta llegar al estado en que hoy se encuentran. Prescindimos del aparato político. No seguimos un orden progresivo ni regresivo. Vamos directamente a las cosas y a las ideas, desmenuzando en fracciones mayores o menores el motivo de estudio, para colocarlo ante los ojos del niño con la claridad meridiana de un hecho trascendental.

No pretendemos ser originales. [Roger] Cousinet en Francia ha preconizado esta manera de hacer Historia y recogiendo la directriz de sus enseñanzas, presentamos al Maestro español un librito que representa el primer ciclo de una labor que tendrá su continuación para los grados sucesivos de la Escuela. El texto es breve y pretende ser preciso; su complemento lo encontrarán los niños en los dibujos, simplificados y esquematizados, que ellos podrán reproducir con facilidad, compensando con el encanto de su hacer la posible aridez de la lectura. El Maestro ante este librito podrá, dando rienda suelta a su fantasía, inventar para el niño un cuento, una gracia, una narración que complete y alegre cada momento".

Linacero pagó con su vida por sus ideas: fue asesinado el 8 de agosto de 1936 por pistoleros falangistas, que lo fueron a buscar a la casa de Arévalo (Ávila) en la que vacacionaba con su familia. Tenía 33 años, esposa y tres hijas.

Con su libro —y con las ideas y valores que quedaron encerrados en él— no pudieron hacer lo mismo: hoy puede descargarse una versión en .pdf desde la Biblioteca Digital de Castilla y León.

Libro. Mi primer libro de historia. Biblioteca Digital de Castilla y León.
Artículo. "La caza del maestro", por Josep Fontana. El País, 10 de agosto de 2006.

Imagen. "Mi primer libro de historia". Ilustración de M. Trillo.