2.5.17

Los mates grabados de los Andes

Los mates grabados de los Andes

Por Edgardo Civallero

Una de las expresiones artísticas populares más relevantes en Perú es el trabajo con mates (del quechua mati): el fruto de la calabaza Lagenaria siceraria. Los frutos, una vez secos y limpios, se pirograban o se burilan y se utilizan como bandejas o azucareros; las imágenes pueden ser muy complejas, llegando a representar historias completas.

El grabado de mates es una actividad típica de la sierra andina (departamentos de Junín, Huancavelica y Ayacucho), aunque también pueden encontrarse ejemplos destacables en la zona de costa (especialmente en el departamento de Lambayeque).

A continuación se presentan algunos ejemplos de este trabajo. Tanto las imágenes como los textos que las acompañan han sido extractados de la guía número 4 de la serie "Los Tesoros Culturales de la Pontificia Universidad Católica del Perú", dedicada a la Colección Arturo Jiménez Borja.

Los mates grabados de los Andes
Calabacito de Junín, siglo XX.

Con la decoración de los mates, los artesanos suelen contar una historia que, al igual que un libro, debe leerse para ser descifrada. Para ello, los mates se leen en forma circular y de abajo hacia arriba. Todas las escenas de la decoración se entrelazan para transmitir una historia. En el caso de los mates con tapa, la historia termina en esa imagen, a manera de cierre.

Los mates grabados de los Andes
Azucarero de Huancavelica, siglo XX.

El burilado es otra técnica para decorar los mates. En esta, el artesano, acompañado de un buril con punta y un vaciador, realiza los diseños y desbasta los fondos. En este caso, las líneas definidas por el buril reviven la procesión de una virgen y una fiesta costumbrista.

Los mates grabados de los Andes
Azucarero de Ayacucho, siglo XX.

En la zona central del Perú, sobre todo en Ayacucho, la decoración de mates ha alcanzado niveles de detalle dignos de resaltar. Por ejemplo, en este pequeño mate ayacuchano se pueden distinguir cuatro escenas: la estatua ecuestre que se encuentra en la Plaza de Armas de Huamanga, una pareja bailando, habitantes de la Amazonía y una escena naval.

Los mates grabados de los Andes
Azucarero de Ayacucho, siglo XX.

Actualmente, siguiendo la tradición prehispánica, hay maestros artesanos encargados de continuar con este legado. Es así que la elaboración de mates burilados forma parte de la tradición artesanal peruana y, según la zona de procedencia, se diferencian en lo minucioso de su decoración. Un ejemplo de esto es Ayacucho y Cochas (Junín).

Los mates grabados de los Andes
Azucarero de Ayacucho, siglo XX.

Las formas de la Lagenaria siceraria, más conocida en el Perú como mate, fueron las que sirvieron de modelo para la aparición de contenedores más duraderos, como aquellos fabricados con arcilla. Este azucarero se encuentra decorado con dos escenas populares que hacen referencia a las fiestas del ganado.

Los mates grabados de los Andes
Azucarero de Ayacucho, siglo XX.

Los temas que los artesanos comparten en la decoración de sus mates son múltiples. Pueden variar desde una simple escena de la vida cotidiana dentro de la comunidad hasta la recreación de actividades de índole nacional. Este mate representa una actividad cívica oficial: personas con impecable tenida andina, soldados en perfecta formación militar y banderas izadas.

Los mates grabados de los Andes
Azucarero de Ayacucho, siglo XX.

El barnizado es una de las técnicas clásicas de acabado para este tipo de objetos. Usualmente se utiliza para darle más brillo y protección a la superficie, ya sea que esta se encuentre decorada o no. La decoración, en este caso, muestra la fotografía de un momento de celebración en el pueblo con una danza acrobática ya desaparecida.

Los mates grabados de los Andes
Azucarero de Ayacucho, siglo XX.

El uso de los mates decorados como contenedores tiene un origen muy antiguo. Los más tempranos son aquellos encontrados en el sitio arqueológico Huaca Prieta, del periodo precerámico. La decoración observada en este mate es de una escena que corresponde a una fiesta popular con músicos y danzantes.

Los mates grabados de los Andes
Azucarero de Ayacucho, siglo XX.

En la antigüedad se utilizaba un instrumento fino e incandescente para pirograbar los mates. Hoy en día, existen herramientas eléctricas que facilitan esta tarea; no obstante, algunos maestros artesanos mantienen viva la tradición de sus antepasados. Los artesanos utilizan esta técnica para decorar los mates con temas de su preferencia.

Imagen: Lapa de Ayacucho, siglo XX.
Imágenes y textos: Los Tesoros Culturales de la Pontificia Universidad Católica del Perú 4: Colección Arturo Jiménez Borja. Lima: PUCP, 2017.