7.2.17

Las casas pintadas

Las casas pintadas

Por Edgardo Civallero

Al sudeste de Burkina Faso (la antigua Alto Volta), cerca de la frontera con Ghana, se encuentra una pequeña villa llamada Tiébélé. En esa localidad de la provincia de Nahouri reside el jefe (), la corte real y la nobleza del pueblo Kassena.

Las casas pintadas
Los Kassena son una sociedad, perteneciente al grupo de pueblos Gurunsi del antiguo Reino de Dagbon, que se asentó en el actual territorio del Burkina Faso en el siglo XV. Aislados de otros pueblos afines debido a las divisiones coloniales entre Reino Unido (que ocupaba Ghana) y Francia (que hacía lo propio con Alto Volta), los Kassena terminaron creando una identidad propia con expresiones muy particulares.

Las casas pintadas
El país Kassena se encuentra económicamente depauperado. Sin embargo, alberga una insólita riqueza cultural: en especial, las numerosas muestras de arquitectura tradicional.

Las casas pintadas
Las casas Kassena se construyen con adobe (mezclando tierra, estiércol y paja) y estructuras de madera; cuentan con muros de unos 40 cm de espesor y no poseen ventanas, a excepción de un par de pequeñas aberturas que permitan la entrada de alguna luz. Las puertas son muy bajas (lo cual impide la entrada de los rayos del sol) y los techos suelen ser planos.

Las casas pintadas
Su rasgo más llamativo es la decoración externa. La práctica de pintar los muros exteriores de las casas data al menos del siglo XVI, y es un trabajo comunitario realizado por las mujeres. Los murales se realizan con tierras de colores y tiza; los motivos y símbolos se toman de la vida cotidiana o de las creencias religiosas tradicionales.

Las casas pintadas
Una vez que los diseños se terminan, se pulen con piedras; para cada color se utiliza una piedra diferente, para que no se mezclen. Al final, el conjunto es barnizado con una laca hecha hirviendo vainas de néré (Parkia biglobosa). La decoración forma una capa externa que protege las paredes de adobe; es por eso suele realizarse antes de la temporada de lluvias.

Las casas pintadas
En la actualidad, las casas de Tiébélé se han convertido en una atracción turística, lo cual, en cierta forma, ha ayudado a su conservación, dado que los Kassena se han ocupado de restaurar y mantener los murales. Y, al mismo tiempo, debaten como manejar una afluencia de visitantes que rompe, de algún modo, con su tradicional reclusión.

Imágenes: Fotografías del palacio real de los Kassena en Tiébélé, por Rita Willaert.